miércoles, 5 de marzo de 2008

Un publicista en los India Catalina

Viernes por la noche. Centro de convenciones de Cartagena de Indias. Con sorpresa me doy cuenta de que el Centro de Convenciones de Cartagena ya no se llama Gonzálo Jimenez de Quesada, sino Julio Cesar Turbay Ayala. ¿Será que ya hace tantos años que no veo el reinado nacional que ni de eso me había enterado? ¿Que tan importante hizo Turbay que pudo superar después de tantos años a Gonzálo Jiménez? ¿Será que esto indica que un día me voy a despertar y la bibiloteca Luis Ángel Arango, de toda la vida, ahora es la biblioteca Lucho Garzón? En fin, como esta nota no trata de la figuración de personajes en sitios públicos, continuemos con el viaje a los pormenores del festival de cine nacional.



Viernes por la noche. Centro de Convenciones JULIO CESAR TURBAY AYALA. Una larga fila de espectadores, esperamos ansiosos la entrada a la inauguración del festival. Adelante, Juan del Mar: pantalón blanco apretadito que hace juego con el mocasín sin suela, blanco también. Atrás, Yalile Giordanelli, ex City TV y jurado en alguna de las categorías de cortos. A lo largo de la fila elegancia al mejor estilo cartagenero: sandalias de brillantes y tacón. Guayaberas de lino y pieles bronceadas. Tiritas, escotes, mangas cortas... mucho blanco. Mucho negro. Mechudos, barbudos cieneastas cool, bermudas abajo de las rodillas y Converse. Uno que otro extranjero.



Lo primero, lo de rigor. Una serie de discursos acartonados que no entiende ni quien los escribió. Me recuerda la inauguración del último congreso de publicidad y el discurso de la Ministra Guerra, quien después veinte minutos hablando, apenas iba en la llegada de la radio a Colombia. ¿Si van 20 y apenas va en la radio, cuanto falta para que llegue al iPhone? Por favor! Somos comunicadores, cineastas y publicistas... a lo que vinimos!

Luego de un comercial de Chaplin corriendo y asustando gente por la ciudad vieja (¿que tiene que ver Chaplin con Cartagena y el festival de cine del 2008?, ¿Chaplin no es el icono del cine más trillado de la historia?, 0 le gana Marilyn? ¿será que solo por el hecho de ser publicista, me parece trillado? a los publicistas todo nos parece trillado, cliché y común. ¿a los cineastas no? ¿será que el festival necesita una agencia de publicidad? podría ser una buena oportunidad de premio...), luego del comercial empieza la función. En el paredón, Lisandro Duque con sus "Actores del conflicto". En el público Mario Duarte (Nicolás Mora de Betty la fea) con la misma camisa llamativa y estampada con la que empieza la película. El resultado un público que aplaude y se expresa sonoramente ante alguna escena divertida o emocionante del filme. Para mi que soy primiparo, no es claro si es por ovacionar al actor que está sentado en la sala con su camisa floriada; para quedar bien con el festival, los organizadores, el equipo de producción, o simplemente por la emoción y desparpajo cartagenero, similar a la que les produce a muchos el aterrizaje de un avión. En todo caso al final, el balance es positivo, por lo menos para mi.

Me colabora con la salida? la fiesta es sólo para los actores...

Sábado por la noche. Centro de Convenciones Leydi Noriega. Perdón. Julio Cesar Turbay Ayala.
Primero, mi fascinación particular por Wong Kar Wai y su " Sabor de la Noche" (My blueberry nights). Una actuación real y mesurada que poco deja ver la falta de experiencia de Norah Jones en la pantalla. De fondo su voz suave y sentimental. Una Natalie Portman soberbia y decidida, y una historia de corazones rotos y de la búsqueda incansable por encontrarse con uno mismo, así sea huyendo de todo. Cámaras lentas, el metro elevado de Brooklyn, desenfoques y tomas por fuera de vidrios y luces de neón. Para mi, otro cinco aclamado del Sr. Wai.

Después, una comida informal con el director cubano Pavel Giroud ( y no por que yo fuera importante y tuviera acceso a este tipo de estrellas, sino por la cercanía del cineasta con una de las personas que iba conmigo), el ganador del pasado festival de Cartagena con su ópera prima La edad de la peseta, nos cuenta de manera tranquila y relajada, por qué prefiere actores naturales, como su protagonista de esta película , un niño vecino suyo en La Habana, que no cuenta con ninguna formación actoral pero que termina haciendo una interpretación memorable y conmovedora. Por si acaso, la peli está al aire por estos días en Movie City.

La noche avanza y gracias al pasaporte de entrada del Director de Cinematografía del Ministerio de Cultura, logramos pasar los dos filtros de acceso al segundo piso de la casa Mapfre, sede del after party de los premios de televisión. Actores engalanados descienden de los carruajes cartageneros y desfilan por la entrada de la casa, como cenicientas de tierra caliente disfrazadas de verano.
La fiesta, que no parece fiesta, ni coctel, ni parranda, ni nada, se convierte en la excusa perfecta para criticar en vivo y en directo al "coloso de América", al presentador de noticias que en la publicidad baila al ritmo de la costilla de su esposa y hasta a la Noccetti, que después de su paso por la actuación ya no parece ni reina ni cenicienta. De repente y de la nada, una mujer voluptuosa y sobreproducida, nos encuentra en un rincón inperceptible del balcón y nos pregunta los nombres. Como no nos encuentra en una lista que lleva en la mano y obviamente tampoco nos ve cara de famosos, nos despacha al mejor estilo de In Vitro a las 2:35 de la mañana: "me colaboran con la salida?, es que la fiesta es solo para los actores... El director cubano, que además es jurado en la versión de este año del certamen, es el único capaz de salir al ristre y le contesta: "Gracias señora. Ese era el empujoncito que nos faltaba para poder salir de aquí ahora mismo".

Y la verdad es que gracias a ese empujoncito terminamos muy bien la noche y el festival, en el impresionante y sobrecogedor Café Havana. Fuera de la farándula. Fuera de la pose de la ciudad vieja. En lo profundo del barrio Getsemaní y en la que podría ser una exquisita locación para cualquier película de los que esa noche se quedaron por dentro de la muralla, o para cualquier comercial de cualquier publicista como yo, novato en un festival de cine.

5 comentarios:

MARIA GUERRERO dijo...

Bueno... talento doble:
1. Lograste engancharme
2. Me divertí leyendo tu expriencia
Pero sobretodo: comunicaste desde un ciudadano del común, lo que se siente asistir a un evento de personalidades.
Dale ! me encantó.
abrazo,
MEG

Néstor dijo...

Del putas el tono,
sutilmente ácido, me gusta.

NT.

Catalina dijo...

Tal cual el retrato de los publicistas! Nada nos descresta!!!

vane dijo...

Me encantó el relato Willi! Me imagine perfecto el sitio, las situaciones y la gente.
Tienes un estilo muy chevere, que ojalá sigas desarollando...lleno de historias, anecdotas, pensamientos...muy rico para leer, sobre todo en un blog.

Espero el siguiente con cariño.
Un beso,

Janeth dijo...

Mr. Willi, de verdad esta muy bueno, me gusto mucho la narrativa y me engancho a leerlo todo, de hecho con ganas de saber màs, por eso te sugiero que sigas escribiendo y cuando ya seas famoso vas a poder estar en toda la fiesta.
Un beso.